viernes, 24 de septiembre de 2010

Problemas de competitividad

 
 
 
 
 
 
 
La actualización 2010 de los indicadores de competitividad realizada por el World Economic Forum (WEF) no favorece a este importante segmento de la economía del globo.
Brasil, la economía más grande del grupo, cayó del lugar 56 al 58, según el índice de competitividad global. Así, el gigante se ubica en el percentil 42, de 139 países.
El PIB de la economía española es similar al de México si se mide con criterio de PPP, pero mucho más grande nominalmente. En todo caso, son la segunda y tercera economías del conjunto analizado. España cayó en el ranking 11 lugares, del 33 al 42, y México lo hizo en 6 sitios, del puesto 60 al 66. Así, España quedó ubicada en el percentil 30 y México en el 47.
Venezuela, la cuarta economía del grupo si el PIB se mide nominalmente y la quinta si se corrige por PPP, bajó del 113 al 122, percentil 80.
Argentina, el quinto PIB nominal pero cuarto en PPP, cayó 2 lugares, puesto 87, percentil 63.
Portugal y Colombia presentan niveles de PIB similares nominalmente aunque el de Colombia es mayor al corregir por PPP. En el primer caso, Portugal bajo 3 plazas para ubicarse en la posición 46, percentil 33. Colombia fue el único país del grupo que logró un modesto avance del lugar 69 al 68, para concluir en el percentil 49.
Chile, la economía más pequeña del conjunto, es la mejor posicionada en el ranking, en el lugar 30, percentil 22, igual que el año pasado.
Así, los últimos meses fueron de pérdida de competitividad, en algunos casos marcada para las principales economías de habla española y portuguesa.
Para explicar este posicionamiento competitivo que, con excepción de Chile, va de mediano a muy malo, es útil pasar revista a algunos de los 12 pilares que integran el índice de competitividad global del WEF, identificando aquellos en los que se observan las mayores desventajas del grupo, así como sus fortalezas.
Instituciones. Funcionalidad del sistema legal, calidad del gobierno y vigencia del estado de derecho, entre otros., son base del desempeño competitivo de la sociedad. En este pilar, las calificaciones del grupo van de medianas, con Portugal en el lugar 48, percentil 35, a pésimas, con Venezuela en el último lugar de la clasificación. Chile es la excepción con un lugar 28, en el percentil 20. México ocupa el puesto 106, percentil 76.
Eficiencia de los mercados de bienes. Con excepción de Chile, puesto 28, percentil 20, los mercados de los países del grupo van de ineficientes a muy ineficientes. Portugal es el mejor clasificado, en la posición 52, percentil 37, y Venezuela ocupa el último lugar del ranking. México está colocado en el 96, percentil 69.
Eficiencia del mercado laboral. Es el pilar en el que el grupo se encuentra más rezagado. El mejor clasificado es Chile en el lugar 44, percentil 32, y el peor es Venezuela, en el sitio 138, percentil 99. Destaca que 6 de los 8 países considerados se ubican en el último tercio de la distribución. México en el número 120, percentil 86.
Desarrollo del mercado financiero. Este es otro pilar en el que la situación del grupo presenta un claro sesgo hacia la parte baja del ranking. El mejor colocado es Chile en la plaza 41, percentil 29, y Venezuela el más bajo, en el sitio 132, percentil 95. México ocupa el puesto 96, percentil 69.
Tamaño del mercado. Este es el pilar en el que el grupo se encuentra mejor posicionado. Los 8 integrantes se ubican en el tercio superior de la distribución, y 3 de ellos se encuentran en el 10% más alto. El mejor localizado es Brasil en el décimo lugar, percentil 7, y Chile el menos favorecido en el 46, percentil 33. México tiene la posición 12, percentil 9.
Así, España, Portugal, Brasil, México, Venezuela, Argentina y Colombia comparten, como países y como grupo, debilidades competitivas en lo tocante a mercados laborales, mercados de bienes, instituciones y desarrollo del mercado financiero. Todos estos son factores fundamentales e interrelacionados.
Por otro lado, presentan como mayor ventaja el tamaño de sus mercados, misma que se ampliaría de lograrse una mayor integración entre ellos.
Todos tienen pendientes agendas similares de reformas estructurales de las que dependerá su futuro. Ojalá y las emprendan con buen tino y prontitud.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada